A veces me pregunto porque tenemos necesidad de pasión, de fantasías...a veces inconfesables..de sentirnos desead@s..aunq tengamos pareja, evidentemente seguimos teniendo instintos irrefenables...nos gusta juguetear, coquetear, bueno al menos a mi me pasa...pero la pregunta es...¿ dónde están los límites?, y ¿ realmente eso es algo indefenso? o de ahí sólo hay un paso a la infedilidad, a desear realmente estar con otra persona diferente a la pareja...a tener un desliz...porque en ese sentido yo siempre he pensado que si te apetece estar con otra persona, es que realmente la relación no funciona...¿no? Para mi, creo que me sería imposible perdonar una infidelidad, no sería capaz de volver a confiar en la persona, no podría perdonar ni olvidar, lo que me haría estar siempre recriminándolo o echándolo en cara, me provocaría inseguridad...y no se si podría ser infiel...y si lo fuera tendría tanto cargo de conciencia que no se si me sentiría agusto en la relación de nuevo....Lo que no entiendo es a la gente q pone los cuernos a su pareja en varias ocasiones y no lo confiesa y sigue como si nada, fingiendo...q moral... yo no creo que fuera capaz...aunque están los que opinan que el ser humano es infiel por naturaleza....¿ Qué opináis? ¿ Habéis tenido alguna experiencia relacionada con el tema?